sábado, 24 de septiembre de 2016

Una visita a la iglesia de Setenil

Visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación de Setenil siempre es un placer, pero si esa visita la haces con personas especializadas, que pueden interpretar una obra de arte y que son capaces de transmitir las sensaciones que le produce la misma, esa visita gana enteros.
Juan, el Director del Museo  Arqueológico de Cádiz es una de esas personas. El Cristo de la Vera Cruz, la Casulla de Isabel La Católica y el resto del tesoro de la Iglesia, la misma Iglesia. No quedó objeto ni rincón sin su análisis ni comentario:
Una iglesia magnífica, dos iglesias en una, la mudéjar y la tardo gótica. Tras la conquista los cristianos construyeron sobre la mezquita una iglesia mudéjar. Luego, más adelante, la Diócesis de Sevilla, quizás para marcar el territorio frente a la de Málaga, pretende la erección de otra iglesia de mayor lustre, toda una iglesia catedralicia.
Se empieza por el ábside, el altar, derruyendo progresivamente la iglesia mudéjar  e ir construyendo la nueva, hasta que por alguna razón se queda hasta el corte que hoy todos vemos en el último tercio, a la altura de los brazos de la cruz. ¿Se acabó el dinero? Quizás, el caso es que Nuestra Iglesia Mayor presenta un aspecto achatado, el propio de un templo inacabado. Si se hubieran concluido las obras nuestra iglesia llegaría hasta la mitad de la Plaza de la Villa.
Iglesia con planta de cruz latina y una sola nave, dos estilos, el mudéjar, con esas pinturas cubiertas de mortero, sincretismo entre diferentes estilos cristianos y el musulmán, un fenómeno exclusivamente hispano, y el tardo gótico, el de un estilo indefinido a medio camino entre dos tiempos; bóveda de crucería con los nervios y la clave,  ventanas ojivales partidas por columnas renacentistas, vidrieras que serían en su día, altura y luz, la búsqueda de Dios a través de la piedra y el cristal, soportados por recias columnas que apuntan ya a los nuevos estilos del renacimiento.
Dos iglesias en una y un sincretismo de estilos y soluciones que la hacen única.  

Nota: como no soy experto en arte y el tema es cuanto menos complejo, esta entrada está abierta a otras interpretaciones diferentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada