domingo, 22 de mayo de 2016

Setenil Romántico III (El Pellejero, un cuento romántico)

Pasamos en esta tarde de domingo una historia publicada en este blog el 18 de febrero de 2013, donde damos cuenta de un relato muy de la época romántica; franceses huyendo por esos montes y acosados por las partidas guerrilleras, desamores y despechos, suicidios por un desamor, la honra...en fin, un relato con todos los componentes románticos. Os dejo con las historias de El Pellejero.

El pellejero

El sueño de la Razón produce monstruos. Goya

Contaba hace años un viejo, que su abuelo le narraba una historia que cuando chico le referían los viejos, de un anciano al que todos llamaban el pellejero. Habitaba este hombre en una casa grande y destartalada en lo que yo pienso que hoy sería la confluencia de La Calle Triana con las Cuevas del Sol. Al parecer, el piso bajo era una planta diáfana a la que se accedía por un portalón de madera tan amplio como para que entrase una carreta. El suelo era una superficie sucia de arena albariza compactada por el continuo transitar de gente.
Contaba este viejo que aún en su niñez emanaban de aquel suelo de albero los efluvios añejos del vino, dando que pensar que aquella estancia en su tiempo sería un almacén de licores o bodega donde se apilarían barriles y pellejos. Vinos y caldos de aquellas cepas milenarias que se criaban antaño en los campos de Setenil y cuyos aromas, densos y pesados, rezumaban eternos como los fantasmas de antiguos parientes.
Sería el pellejero este un bodeguero o tratante de vinos, aunque quizás fuera su oficio el de tonelero o fabricante de odres y pellejos, trabajo auxiliar de lo que a principios del XIX aun sería una industria importante en Setenil.
El caso y es lo que nos trae, que el pellejero este refería una historia de cuando los franceses andaban por estos lugares con lo de la invasión, una historia que a fuerza de pasar de boca en boca resulta hoy más un folletín novelesco de esos que recitaran los ciegos ambulantes, que un suceso que hubiera ocurrido en realidad.
Sería por los años en que las tropas francesas se retiraban de la Serranía después de reiterados reveses militares y políticos. En el escenario de este repliegue estratégico donde el caos y el desorden se apoderan de Ronda y los pueblos limítrofes, eran muchos los que abandonaban la ciudad del Tajo por el temor a las represalias que pudieran tomar contra ellos la multitud exaltada. Eran los afrancesados, burgueses, profesionales libres y aristócratas ilustrados que colaboraron con los invasores, bien por obediencia debida, miedo, ambición o en gran medida por la convicción de que los franceses traerían el progreso y modernidad a aquella España anquilosada en ancestrales creencias que lastraban su futuro.
Huían los destacamentos imperiales por estas sierras buscando quizás la seguridad que le brindaban otras ciudades más grandes, siempre hostigadas por partidas guerrilleras que aprovechaban cualquier descuido para asestar una emboscada entre las breñas y recodos de esta escarpada geografía.
Contaba este viejo que refería aquel pellejero a quien lo quisiera escuchar, que un grupo de soldados franceses a caballo dejó la seguridad de la comitiva que abandonaba Ronda, para desviarse a Setenil. Venía con estos soldados un aristócrata rondeño que por una u otra razón, quizás el pago de una fuerte suma de dinero, los había convencido para que le ayudaran a recuperar a su mujer, que le había abandonado junto con su hijo pequeño y se había refugiado con su amante y familiares en un cortijo de Setenil, y es aquí como digo donde la historia toma tintes de revista romántica, de folletín de aventuras donde una brava e indómita mujer, bellísima por cierto, abandona a su adinerado marido, afrancesado e intelectual además, para huir y caer en brazos de su amante.
El caso es que la prófuga se refugia tras los altos y blancos muros de algún cortijo setenileño, protegida por su querido y hermanos que resistieron a trabucazo limpio el intento de rescate del marido despechado y aquellos soldados imperiales.
Finalmente no lograron su propósito y aterrorizados quizás por la proximidad de las partidas guerrilleras que perseguían a los franceses, optaron por desistir y dejar a esa brava mujer con su amante setenileño.
Termina la novelita con que para no sufrir el mal de los cuernos, el rondeño se descerrajó un tiro en la sien en cualquier recodo de su periplo.
Tiene esta historia de todo; amor, pasión, infidelidad, tiros, la vergüenza para aquellos que habían colaborado con los invasores y la bizarría de aquellos españoles que le habían hecho frente y les habían herido donde más les duele, en la cabeza. Subsiste incluso la rivalidad de Setenil con Ronda, que aún perduraría en el subconsciente popular después de tantas disputas y agravios. Queda además la presencia de ese niño, hijo de un aristócrata de altísima alcurnia y del que seguramente muchos se dirían descendientes décadas después.
Ignoramos los nombres de aquella bella mujer, de su pequeño e inocente hijo, del gallardo amante setenileño y del marido despechado, ignoramos incluso si las gentes y sucesos son reales o inventados, si esta historia no son más que los recuerdos de un viejo que cuando niño la oyó de boca de un anciano que gustaba de impresionar a los zagales. Yo la escuché hace muchos años en el puente de la Calle Ronda, desubicada temporalmente y adornada con toda clase de exageraciones y recreaciones. El anciano que me la contó hablaba además del pellejero como un ser mitológico que muriera centenario, sanador de huesos y recitador de ensalmos, cuyo espíritu morara aquella casa tiempo después de su muerte.
Imaginamos a aquel pellejero de Setenil escuchando cuando niño los romances de ciegos que cantaban estas historias tan del agrado del público en general, como las había adaptado, hecho suyas y finalmente como se las había contado a los niños que todos los días se apilaban en la solana de su puerta para verlo trabajar y oírle contar esta y otras extravagantes anécdotas, porque ¿no se trata de eso? De contar y escuchar, de poblar las imaginaciones de un niño, de crear un universo de seres y sucesos increíbles, de sentarnos alrededor del fuego para recrear fábulas y mitos, palabras y pensamientos, de parir héroes y monstruos, de tratar de entender el mundo en definitiva. Visto de esta manera, que más da que el cuento sea cierto o inventado.

"Cuando la razón dormita, los miedos despiertan, lo atávico se despereza, los temores primitivos nos poséen, las pesadillas plagadas de engendros y fantasmas, de seres imposibles y espectros que vagan errabundos nos invaden sin tregua..."
¡Salud amigos!

Setenil Romántico II (La Constitución de 1812)

Sin duda, uno de los hitos de la historia política de España es la Constitución de Cádiz de 1812, popularmente conocida como La Pepa, desde luego un hecho imprescindible para conocer el convulso siglo XIX en el que desarrolla el movimiento Romántico.
Os paso una entrada publicada en Setenil Rural el 19 de marzo de 2012. 

La Constitución de Cádiz de 1812


Foto: Cortes de Cádiz. Salvador Viniegra (1862-1915)
Hoy, 19 de marzo de 2012 día de San José, se cumplen 200 años de la jura de la Constitución de Cádiz. ¿Alguien no se había enterado? Pues sí, doscientos años hace que, en plena Guerra de la Independencia contra los franceses, se jurara en el Oratorio de San Felipe Neri este hito de la historia de España; ¡la Pepa!
Aunque habría que matizar tanta información con la que nos han bombardeado en los últimos días, lo cierto es que la Constitución de Cádiz es una autentica revolución política que sienta las bases de los futuros modelos liberales en España; Las Cortes representaban a la Nación Española en la que reside la Soberanía Nacional, división de poderes, independencia del poder judicial, sufragio, monarquía parlamentaria, la igualdad de los españoles de "ambos hemisferios" y libertad de prensa son algunos de los principios que se recogen en esta densa norma de 384 artículos.
Quizás la principal virtud de La Pepa reside en su capacidad de aglutinar la extraordinaria heterogeneidad de los diputados de las Cortes, no por ello de la sociedad española en su conjunto; liberales y tradicionalistas, burgueses, nobleza de alcurnia y nobleza de nuevo ingreso, el clero, incluida la representación de la Santa Inquisición, representantes de todos los territorios de la corona, "los españoles de ambos Hemisferios".
"La legislación de las Cortes de Cádiz no sólo representaba un golpe mortal para la estructura social y económica que definía el antiguo régimen. Al romper el orden estamental, preparaba el terreno para que la burguesía liberal asumiera el papel dominante que hasta entonce había correspondido a los antiguos estamentos privilegiados. Ello suponía introducir modelos de carácter esencialmente revolucionario, para los que el país no estaba preparado ni la burguesía, muy débil aún, era capaz de desarrollar con éxito.
La obra de las Cortes de Cádiz marcó los rumbos del liberalismo español del siglo XIX, pero sus ambiciosas reformas tuvieron una plasmación imperfecta y muy lenta, permanentemente obstaculizada por la resistencia de las fuerzas tradicionales y la presión de aquellos sectores sociales (el campesinado sin tierra y el proletariado industrial), que sufrieron las consecuencias negativas del proceso de liberalización"
Historia política y Social Moderna y Contemporánea.
Universidad Nacional de Educación a Distancia. Madrid 2001 (por cierto, aprobé esta signatura con sobresaliente)
Desde luego, aún quedaría mucho tiempo, cerca de un siglo, para que la voz de los desheredados se oiga.
El extraordinario ambiente que se vive durante estos años en la cosmopolita y liberal Tacita de Plata, hace que surjan gran cantidad de publicaciones, gacetillas y periódicos que informan sobre el proceso constituyente y los avatares de la Guerra de la Independencia. Setenil andaría por aquellos entonces con sus guerrillas y su cura Lobo luchando contra el invasor. En El Conciso, un mes escaso después de la proclamación de la Constitución de Cádiz, nuestro pueblo aparece como teatro de operaciones de la guerra:
"Sábado 18 de Abril de 1812. Año V. de la gloriosa lucha del pueblo Español contra la tiranía.
Algeciras 14 de Abril. Las últimas noticias que tenemos del general Ballesteros son, que estaba su cuartel general en Setenil de las Bodegas, (dos leguas de Ronda): la vanguardia en Algodonales, y la primera y tercera división marchaban sobre Osuna. De Gausín y Casares había salido la artillería gruesa para batir el castillo de Zahara. Quedan embarcados en esta bahía en trasportes ingleses 800 quintos, y se esperan otros tantos, que seguirán al depósito de Cádiz. Ha fondeado en Gibraltar una fragata de guerra francesa apresada en el Adriático. Ha pasado el convoy de Malta para Inglaterra, y para Alicante el español, escoltado por el navío de guerra América.
Cádiz 17 de abril. Ha llegado a Gibraltar, entre otros artículos, una gran remesa de fusiles, de los 900 que parece se destinan para España"
¡Todo un cuartel general en Setenil!
Quizás el ejemplo que deberíamos sacar de La Constitución de Cádiz de 1812, es que su nacimiento significa la capacidad de unión de aquellos españoles en un momento tan crítico como era la invasión del país por ejércitos extranjeros, independientemente de su ideología y forma de entender la vida, el proyecto común de una nación que deja atrás sus atávicas y estériles disputas partidistas para salir del atolladero en el que se encontraba.
Por todo eso ¡Salud amigos! y ¿por que no? ¡viva La Pepa!

Foto: Boceto para la jura de la Constitución de Cádiz.1812Juan Manuel Blanes (1830-1901) Fecha 1872

sábado, 21 de mayo de 2016

Setenil Romántico I (El Cura Lobo)

En plena celebración de la Fiesta de los viajeros, arrieros y bandoleros de la Serranía de Ronda, lo que conocemos como Ronda Romántica, reeditamos algunas entradas de Setenil Rural donde se evocan estampas de aquellos finales del XVIII y XIX que tanto marcaron el carácter de nuestra comarca.
La historia de Setenil está llena de hitos y personajes románticos; contrabandistas, bandoleros, guerrilleros, relatos de viajeros que recorrieron nuestros campos y refieren Setenil, pueblo sorprendente y misterioso, un Setenil romántico.

El Cura Lobo: Un Guerrillero en Setenil
Me van a perdonar ustedes pero vamos a dar un salto de siglos en la historia y nos vamos a plantar en los albores del siglo XIX, en plena Guerra de la Independencia, cuando los franceses andaban por estos andurriales metiéndonos la liberté, igualité y fraternité por donde la espalda pierde su casto nombre. ( me recuerda esto a otra guerra mucho más reciente).

Así, dejamos por el momento a ese Setenil recién conquistado que se desparrama fuera de sus murallas, a los hidalgos, sus pleitos y sus archivos pendientes de ser retomados, que la cosa lo merece. La actualidad manda, y la Guerra de la Independencia está muy de moda con el tema de su bicentenario.

Después de varios siglos de humildes y provincianas crónicas, Setenil y su comarca vuelven a asomarse a la historia durante la invasión de España por los franceses, donde nuestros valles y montes sirvieron de escenario a esa estampa tan romántica y nuestra de la guerra de guerrillas contra el invasor. No vamos a tratar en esta entrada de la razón por la cual los ejércitos de Napoleón irrumpieron a saco en España, pero el caso es que este episodio histórico ha sido considerado por no pocos historiadores como el verdadero inicio de una auténtica conciencia nacional española, curiosamente idéntica en toda nuestra geografía, sirviendo como elemento cohesionador el odio al invasor y el amor a nuestras costumbres. Lástima que la proverbial impericia de nuestros gobernantes, con su rey a la cabeza, no hiciera buen uso de esta chispa, y convirtieran entre todos al siglo XIX en el más desastroso de nuestra historia.

El caso es que los franceses plantaron las Águilas Imperiales en la Serranía de Ronda, ocuparon nuestros pueblos y ciudades y aplicaron un férreo control a la vida diaria de los serranos. Sirva de base para nuestro relato el siguiente documento extraído de la publicación BAETICA de la Facultad de Filosofía y Letras de la UMA, titulado Vida Cotidiana en Ronda durante la Ocupación Francesa, ponencia presentada por la Dra. Marion Reder Gadow. Aconsejo su lectura, muy amena por cierto, para conocer como se desarrollaron los acontecimientos relativos a la ocupación y posterior liberación de la Ciudad del Tajo y su serranía, como ocurrieron los hechos, con fechas, nombres y cifras, dando detalles de las cosas más simples.
De la lectura de estas páginas de sacan varias conclusiones ya conocidas por todos:

La Lucha contra los franceses no surge desde ninguna instancia jerárquica en forma de orden o proclama, sino que aparece de forma dispersa en diversos puntos de la geografía nacional, para más adelante confluir bajo un mismo mando. Además, la resistencia no se produce como una situación predeterminada, sino que se va gestando conforme los serranos comprueban en sus carnes los desmanes e injusticias a los que son sometidos.

Pese a la fría acogida que las clases altas ofrecen a los franceses, son las clases populares las que plantan feroz resistencia a los invasores y las que llevan a cabo la mayoría de actos de lucha y heroísmo, pagando así mismo el mayor peaje en la guerra.

Queda claro, que pese a que los focos de lucha se dieron por diferentes puntos y que las principales batallas se desarrollaron en otros lugares, La Serranía de Ronda se convirtió en un auténtico cementerio para las tropas imperiales; ¡Los franceses las pasaron canutas por estas tierras!

A cuento de esto último tenemos el relato de Jean Michel Rocca (178?-1818) “Memories Sur La Guerre Des Francais en Espagne” Londres 1815. (pongo un enlace del mismo original en Inglés). Nos cuenta este hombre como muy cerca de Setenil fué atacado por un grupo de guerrilleros al mando de un cura, y como por pedir confesión le fue perdonada la vida cuando fue herido y hecho prisionero. No serían tan crueles nuestros tatarabuelos como los pintaban. Un extracto de este relato fue publicado en la última revista de Los Blancos.

JEAN MICHEL ROCCA (178?-1818)
EL HOMBRE.
La Guerra de la Independencia, al tiempo que obstaculiza el paso a los visitantes
tradicionales, pone en escena a otro tipo de viajero diferente, al que llamaríamos obligado, que llega
formando parte del ejército invasor y al que la contienda da la oportunidad de narrar los
acontecimientos bélicos a la par que describir el país y las costumbres de sus habitantes.
Entre estos últimos se encuentra Rocca, oficial de húsares de las tropas francesas. Las
heridas recibidas en España le obligaron a abandonar su carrera militar. Se casó en secreto con su compatriota, la escritora Madame de Stael.
SINTESIS DEL RELATO.
Ante todo el joven Rocca es una persona instruida, que habla a la perfección nuestro idioma, y al que sus proyectos de formarse una brillante carrera militar, le han puesto en una situación comprometida, al ser testigo y protagonista a la par de una guerra, como el mismo nos confiesa, “injusta”, y aunque todas, en el fondo, lo sean, él no encuentra otra calificativo más apropiado para, sin comprometerse demasiado, ondenar la desmedida ambición de Napoleón, su jefe y el sueño de incorporar Europa a su futuro imperio.
Por lo pronto, la empresa de doblegar a España no es empresa fácil y las tropas napoleónicas lo están sintiendo en carne propia. Rocca, que había llegado a la Serranía un 19 de marzo de 1809, quince días después de que José Bonaparte abandonara Ronda, es uno más entre los franceses que sufren las iras de los habitantes de los pueblos serranos al paso por sus tierras, y él puede dar buena fe de ello. De hecho, entre escaramuza y escaramuza, entre emboscada y emboscada (y siempre son los gabachos los atrapados, los diezmados), entre sobresalto y sobresalto, cuando tiene un respiro que casi nunca es tal, Rocca toma notas y medita sobre los acontecimientos, siempre cruentos del día. Aquí permanece hasta el 22 de junio y en todo este tiempo ha aprendido una lección que tenazmente han tratado de repetirle por todas partes, en Olvera, en Setenil, en Cañete, en Teba, en Campillos, por toda la agreste Serranía : que estos serranos se han tomado la guerra como una cruzada religiosa en defensa de su patria y de su rey. Para más certeza de sus intenciones, de lo que les espera, las mujeres llevan cintas rojas en el pelo con la leyenda de vencer o morir por España y por Fernando VII, cuando no pintados en sus vestidos la propia imagen del rey y la de los generales españoles que se están destacando en la contienda. Y es que las mujeres se han tomado, también las batallas como suyas, y como espectadoras, sentadas en las rocas más altas, jalean a los hombres para que no se dejen avasallar por el enemigo e incluso participan a veces con una ferocidad inusitada, sin que les tiemble la mano si de rematarlos se trata.
LA OBRA.
MEMOIRES SUR LA GUERRE DES FRANCAIS EN ESPAGNE, Londres, 1815.
Bibliografía:

http://www.colectivoginer.com/htm/viajero.pdf
Memoirs of the War of the French in Spain (Edición Original en Inglés)
Escrito por Rocca, Maria Callcott. Londres 1815


Para el conocimiento de esta época tan convulsa de nuestra historia, los historiadores buscan en los archivos municipales, pese a que el fuego francés se llevó por delante gran parte de ellos, pero como podemos ver abundan tambien las crónicas de viajeros como la que acabamos de leer. Además de Rocca tenemos a otros como el británico Willian Jacob, al oficial imperial Farinelli, el oficial franco-polaco Stanislaw Broekere, Zygmunt Sulima etc. Todos ellos, imbuidos del espíritu romántico de la época, nos hablan en sus escritos de recuerdos de la guerra en la comarca rondeña, apareciendo en no pocos casos mención a Setenil.
Así pues, el 10 de Febrero de 1810 las tropas imperiales hacen su entrada en Ronda para pesar de su población , a cuyos oidos han llegado noticias de los desmanes que la soldadesca comete con la población civil, como ocurrió unos días antes en Málaga, pese a la nula resistencia de la gran ciudad portuaria:
"... a pesar de la indiferencia y pasividad que les dispensaron los rondeños, los soldados franceses mantuvieron una actitud violenta, cometiendo saqueos que provocaron algunos muertos entre la población civil. Victima de esta violencia fué el farmaceútico José Aguilar, que al no entregar la totalidad del dinero..."
Los invasores pronto organizaron la ocupación de la ciudad, cuyo control era imprescindible para dominar toda su comarca. Así, la Jerarquía rondeña, con su nobleza al frente (salvo en contadas y notables excepciones), colaboró bien con su pasividad o bien con su manifiesta adhesión, con las autoridades francesas:
"...también la nobleza rondeña se mostró complaciente con los mandos militares franceses durante los primeros meses de ocupación. Como en otras ciudades de España, la nobleza y la burguesía se sentían más próximas a los franceses, adoptando sus modas y hábitos como un tono de distinción."
Los franceses necesitaban dinero para fortificación de las viejas defensas de la ciudad, así que a alguien se le ocurrió demandárselo no sólo al cabildo rondeño, sino también a otros pueblos de su comarca:
"...que se pida un préstamo de 250.000 reales repartidos: 150.000 a Málaga, 30.000 a Ardales, 30.000 a Alcalá del Valle, 15.000 a Teba, 10.000 a Cañete y Setenil y 6000 a Arriate."
Bibliografía: Archivo Municipal de Ronda, Actas Capitulares, Cabildo de 27 de Marzo de 1810.


El caso es que los franceses no sólo les tocaban la moral a los serranos, sino que además les tocaban los bolsillos. Los desmanes se suceden por toda la serranía. Destacar aquí que el escudo de Algodonales es una casa ardiendo, con el lema: por la Independencia Nacional. ¿Adivinan quién prendió fuego a la casa y se pasó por la piedra a centenares de sus vecinos?
Como dije al principio, los franceses no tuvieron demasiado respeto por nada ni nadie en nuestras tierras, donde las ideas revolucionarias de legalidad, igualdad y fraternidad aún no sonaban mucho. La reacción de la brava población serrana no se hizo esperar.
Partidas de guerrilleros se echaron al monte por toda la serranía, hostigando al enemigo allá por donde mostrara un punto débil. Desde todos los pueblos surgían espías para pasar información y fieros bandoleros dispuestos a destripar a cuanto gabacho se le pusiera delante.
Hay que destacar la historia del famoso cura Lobo, un guerrillero de Setenil:
"...El Obispo Lamadrid destinó a Francisco Lobo y Olid al curato de Setenil en el año 1805, Según una certificación, observó en su destino la mejor conducta, predicó el evangelio y practicó los cultos que su ministerio exigía. Incluso se hizo dueño de la voluntad de la feligresía. Llegó la Guerra, y Lobo se negó a obedecer cualquier orden que no viniera de la Junta Suprema de Sevilla. Apenas supo el guerrillero que en Ronda se encontraba José I, intentó sublevar a Setenil, Olvera, Torre-Alháquime, Osuna, Alcalá del Valle y otros pueblos. Supo que una partida de dragones había salido hacia Olvera, y cque se hallaba cerca de Acinipo, por lo que convocó a los serranos y se presentó en aquellos parajes para enfrentarse a ellos. La sorpresa del ataque facilitó que muchos murieran y otros llegaran a Ronda huyendo hasta las afueras de la ciudad. presas del pavor, los franceses evacuaron la ciudad. Al regresar los franceses a Ronda, Lobo ideó un plan para apoderarse de un cañón que el general Horacio Sebastiani enviaba. Reclutó a vecinos aptos para las armas y se enfrentaron a los franceses, cerca de la Venta de Parchite. El socorro de un destacamento de dragones fustró el plan del cura Lobo, que no dejó de fraguar guerrillas hasta que se estableció en Olvera una fuerte guarnición. Los franceses proclamaron una orden de captura contra Francisco Lobo, ofreciendo una recompensa a quién lo entregara vivo o muerto. La prudencia encaminó al eclesiástico a buscar refugio en Gibraltar. Regresó en 1813, y recibió una acogida entusiasta por parte de su feligresía ( es decir, por los setenileños), en la cual permaneció hasta que fué promobida al curato de Estepona. EN 12 de Agosto de 1815, el Ayuntamineto de Setenil hizo constar en sus acuerdos todos los méritos realizados por el cura Lobo y que han servido de fuente a este informe."
Bibliografía: Pascual, P.,OP.Cit
Tengo la duda si es este primer encuentro de las partidas setenileñas con los dragones cerca de Acinipo es donde fue herido Rocca. No lo se. creo recordar que en el relato se habla de un paraje parecido al que hoy serían Los Escarpes del Río Trejo, además de tratarse Húsares y Dragones de cuerpos muy diferentes, pese a pertenecer ambos a la caballería Imperial. Pese a la crueldad de la que hablan estos afectados oficiales galos, los lugareños sólo defendían lo que ellos creían que era justo: sus casas, sus haciendas y sus sagradas costumbres, y que él mismo salvó su vida por pedir confesión tras su captura por los guerrilleros, siendo curado de sus heridas y libertado más adelante.
Recomiendo encarecidamente la lectura del texto del cual he sacado estos extractos. No puedo poner un enlace directo, pero pinchad en Googlee los datos de la bibliografía y acceder sin ningún problema. A mi me parece conmovedor leer como estos abuelos de nuestros bisabuelos le plantaron cara al mismísimo Napoleón y se las hicieron pasar canutas al más poderoso ejército del mundo. (siete u ocho generaciones nos separan de estos valientes). Así mismo podemos volver a admirar los grabados de Goya titulados "Los Desastres de la Guerra", lo cual nos da una idea muy certera de lo dura y cruenta que llegó a ser esta contienda.
Se dieron en esta guerra grandes batallas, como la de Bailén, y una constitución a las que los gaditanos llamaron La Pepa, de clara inspiración liberal. Tristes ilusiones de un pueblo que quizás no estubiera aún preparado para la libertad.

Bibliografía:
Revista BAETICA, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UMA: "Vida Cotidiana en Ronda durante la Ocupación Francesa", ponencia presentada por la Dra. Marion Reder Gadow en el curso: Ocupación Francesa de Ronda y su Serranía, en los Cursos Universitarios de Verano organizados por la UMA y Fundación Unicaja en ronda del 28 de Junio al 1 de Agosto de 2003. coordinados por el profesor Emilio de Diego.

El Húsar. Arturo Pérez reverte. 1983

lunes, 9 de febrero de 2015

Moros y cristianos en Setenil


Bueno amigos, quizás les deba a todos ustedes una disculpa por ausentarme más tiempo del debido de estas páginas. Los que me conocen saben que ando metido en asuntos que requieren de mi atención más tiempo del que me gustaría, pero reconozco que no debería abandonar estas tierras de "Setenil Rural" en las que juntos hemos pasado momentos tan placenteros.
Me he vuelto animar por esto del "Villa entre culturas", un evento de corte festivo que trata de representar una especie de recreación histórica de "moros y cristianos", con toma de la villa por los Reyes Católicos incluida, independientemente de que la conquista de Setenil fuera en Septiembre y evidentemente toda venta de convivencia idealizada entre culturas sería injustificada ya que por estas tierras lo que hicieron unos y otros fue quitarse el pellejo mutuamente.
Al margen de estos dislates históricos, los actos que cogerán todo el puente del 28 de febrero, tienen muy buena pinta, y pueden servir de acicate para que Setenil se sume al carro de este tipo de eventos culturales, como ya vienen haciendo desde hace décadas pueblos de nuestro entorno, y como quedó demostrado con la defensa de sus recreaciones históricas en la Feria Internacional de Turismo de Fitur por parte de localidades como Algodonales, El Bosque, Benamahoma y Grazalema.
Cierto es que Setenil, como siempre, parte con retraso, pero creo que es un buen momento para iniciar el camino.
Desde Setenil Rural animamos a la realización de este tipo de eventos y mostramos todo nuestro apoyo a la Concejalía de Fiestas de nuestra localidad para que el "Villa entre Culturas" sea un verdadero éxito.

P.D: Por cierto, si tienen ocasión guarden el cartel destinado al efecto. Una auténtica preciosidad.

En Setenil Rural, por nuestra parte, nos sumamos a los actos realizando una recopilación de diferentes episodios donde se narra esta "convivencia" entre moros y cristianos en Setenil, la vida en la frontera, las razias, las incursiones y cabalgadas, algunas lejanas batallas que nos ponen en situación hasta la toma definitiva de la villa por Los Reyes Católicos en 1484. Por aquí desfilan personajes como El Gran Capitán, alguno de los Cordis, Nicolás de Popielovo y por supuesto los televisivos Isabel y Fernando.
Pues nada amigos, espero que disfrutéis estos días del "Villa entre Culturas", y por favor, que no le demos muchas patadas a los libros de historia.

¡Salud amigos!

Para saber más sobre moros y cristianos en Setenil Rural:

Setenil en el Semanario Pintoresco Español. Setenil Rural. Noviembre 2012
Setenil en la obra "La Guerra en la Historia". Setenil Rural. Abril 2012
Las huestes de Setenil en la Batalla de Lopera. Setenil Rural. Febrero 2012
Setenil en "La Consolatia de Castilla" de Juan Barba. Setenil Rural. Diciembre 2011
La vida en la Frontera (I). Juan Ponce de León, 2º Marqués de Arcos. Setenil Rural. Septiembre 2011
La vida en la frontera (II). Las treguas de 1450. Setenil Rural. Setiembre de 2011
Apuntes sobre la historia de Setenil. El destino de los moros setenileños. Septiembre de 2011
Apuntes sobre la historia de Setenil. Nicolás de Popielovo, un caballero andante en Setenil. Setenil Rural. Septiembre 2011
Apuntes sobre la historia de Setenil. El aspecto ideológico en la conquista cristiana. Setenil Rural. Agosto de 2011
La Batalla de Las Fuentes del Guadalate. Setenil Rural. Julio 2010
La conquista de Setenil por los Reyes Católicos. Setenil Rural. Marzo de 2009
La vida en la frontera. Setenil Rural. Febrero 2009
El Cordi, alcaide de Setenil. Setenil Rural. Febrero 2009
El Romance de Fernandarias. Setenil Rural. Febrero 2009
Isabel y Fernando. Setenil Rural. Septiembre 2012
Batalla entre moros y cristianos. Cantigas Alfonso X El Sabio

Cabalgada de la caballería musulmana. Cantigas Alfonso X el Sabio

Excelente de oro con las efigies de Isabel Y Fernando

Rendición de Granada de Francisco Pradilla


Representación de la toma de Setenil en la sillería de la Catedral de Toledo
 

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Setenil con Miguel, ¿Un final feliz? (2)

Rosario Ordóñez, con su hijo Miguel. A la izquierda, la comunicación oficial del Ayuntamiento de Setenil en la que se le deniega la instalación de un elevador en su vivienda. Rosario Ordóñez, con su hijo Miguel. A la izquierda, la comunicación oficial del Ayuntamiento de Setenil en la que se le deniega la instalación de un elevador en su viviendaDetalle del proyecto del elevador presentado al Ayuntamiento de Setenil. La estructura desmontable que aparece en el centro iría por el exterior de la vivienda, en el comienzo del ensanche de esta amplia calle. La estructura de la casa hace muy complicada y costosa la instalación de un ascensor interior. Detalle del proyecto del elevador presentado al Ayuntamiento de Setenil. La estructura desmontable que aparece en el centro iría por el exterior de la vivienda, en el comienzo del ensanche de esta amplia calle. La estructura de la casa hace muy complicada y costosa la instalación de un ascensor interior.
MIRIAM RUIZ ORDÓÑEZ
miriam
      Con esta carta abierta me quiero dirigir en nombre de mi familia a todos los vecinos de Setenil que nos han ayudado en nuestro empeño de colocar un elevador exterior para facilitar la movilidad de mi hermano Miguel. No sólo para mostrar de nuevo nuestro agradecimiento, sino también para informar de la situación actual del proyecto, que ha sufrido un vuelco en la última semana. Hace tan sólo unos días, Miguel regresaba del Hospital de Ronda después de 21 días ingresado por una grave crisis respiratoria que nos hizo temer por su salud. Cuando apenas nos hemos recuperado del susto médico, la alegría del alta hospitalaria se ha visto empañada por la nueva barrera a la que nos tenemos que enfrentar: una barrera burocrática.
Hace tres años que mi madre, con la colaboración de muchísimos vecinos y asociaciones, comenzó la recogida de tapones para recaudar los fondos que requiere la instalación de un ascensor que facilite la movilidad de mi hermano. La celebración del Festival “Setenil con Miguel”, al que se sumaron prácticamente todos los vecinos, comercios, colectivos, hermandades, partidos políticos y el Ayuntamiento, aceleró este objetivo. Se logró una recaudación de 16.900 euros, una cantidad con la que se puede cubrir la instalación del elevador exterior, que es una simple estructura desmontable de un metro y medio de diámetro que iría en el ensanche de nuestra calle (Reyes Católicos, nº 24), justo en el punto desde donde se hizo la salida de la Marcha solidaria, que recordarán todos los que estuvieron allí.
Tras valorar dos proyectos, iniciamos durante el verano la tramitación formal de la obra, que desde el Ayuntamiento de Setenil se ha derivado al Servicio de Asistencia Municipal de Olvera. Este organismo nos acaba de comunicar que deniega el permiso de la obra por ocupación de la vía pública “para uso privativo”. Nuestra sorpresa ha sido mayúscula, porque se trata de un sencillo proyecto “de quita y pon” conocido por todos, que intenta salvar una barrera física para una persona discapacitada, que no ocupa ni un tercio del espacio de cualquiera de los coches aparcados en esta misma vía, que requiere menos sitio que un velador o un kiosco.
Sabemos que esta denegación es sólo una barrera burocrática y que está en manos del Ayuntamiento de Setenil la solución administrativa. Le vamos a solicitar al alcalde, Cristóbal Rivera, una cesión temporal de ese mínimo espacio de la vía pública. Éste es un recurso habitual de la Administración para dar salida a los problemas burocráticos. La familia se compromete a quitar ese elevador cuando no sea necesario. El tiempo apremia y cada día que pasa se hace más urgente una solución. Ya hemos vencido los principales obstáculos, que eran los económicos. La familia se mantiene firme en su propósito de instalar este elevador exterior, que es la solución más razonable. Esta misma semana, el Gobierno andaluz ha aprobado la nueva Ley de los Derechos y la Atención a las personas con Discapacidad, en la que cambia el enfoque asistencial de la anterior normativa de 1999 por otro que prima los derechos de los discapacitados. Mi familia confía en la sensibilidad de las instituciones para que ese caudal de solidaridad que fue “Setenil con Miguel” tenga un final feliz y rápido, y espera que en las próximas semanas sea una realidad el elevador por el que venimos luchando desde hace años y que ha contado con el respaldo de todo el pueblo. Muchas gracias a todos. Pronto os informaremos del resultado final de nuestras gestiones.

Aspecto que presentaba la calle Reyes Católicos este último fin de semana. Al fondo a la izquierda, la vivienda de Rosario Ordóñez. La amplitud de la calle permite, como se observa en la imagen, aparcar coches a ambos lados del recorrido. Aspecto que presentaba la calle Reyes Católicos este último fin de semana. Al fondo a la izquierda, la vivienda de Rosario Ordóñez. La amplitud de la calle permite, como se observa en la imagen, aparcar coches a ambos lados del recorrido Carta del Ayuntamiento de Setenil a Rosario Ordóñez.
Carta del Ayuntamiento de Setenil a Rosario Ordóñez, mediante la cual se remite el informe al SAM de Olvera

Pincha aquí para leer la respuesta completa del Ayuntamento de Setenil

Programa definitivo de las actividades del Festival Solidario "Setenil con Miguel", el 8 y 9 de marzo Programa definitivo de las actividades del Festival Solidario "Setenil con Miguel", el 8 y 9 de marzo

Festival Solidario "Setenil con MIguel" Festival Solidario "Setenil con MIguelCamiseta oficial donada por la selección española para el Festival Solidario "Setenil con Miguel". Está firmada por todos los jugadores y el seleccionador, Vicente del Bosque, con dedicatoria especial del capitán Iker Casillas: "Para mi amigo Miguel, para Setenil, con cariño". Camiseta oficial donada por la selección española para el Festival Solidario "Setenil con Miguel". Está firmada por todos los jugadores y el seleccionador, Vicente del Bosque, con dedicatoria especial del capitán Iker Casillas: "Para mi amigo Miguel, para Setenil, con cariño
Esta misma semana, el Gobierno andaluz ha aprobado la nueva Ley de los Derechos y la Atención a las personas con Discapacidad, en la que cambia el enfoque asistencial de la anterior normativa de 1999 por otro que prima los derechos de los discapacitados.

Más información en

Orgullo de Setenil: Miguel tendrá su ascensor

La inolvidable gala de Danza Mobile en Setenil

La selección española dona una camiseta para Miguel, para Setenil


viernes, 5 de diciembre de 2014

“Setenil con Miguel”, ¿un final feliz? (Por Mirian Ruiz)



Rosario Ordóñez, con su hijo Miguel. A la izquierda, la comunicación oficial del Ayuntamiento de Setenil en la que se le deniega la instalación de un elevador en su vivienda.
Detalle del proyecto del elevador presentado al Ayuntamiento de Setenil. La estructura desmontable que aparece en el centro iría por el exterior de la vivienda, en el comienzo del ensanche de esta amplia calle. La estructura de la casa hace muy complicada y costosa la instalación de un ascensor interior.

Con esta carta abierta me quiero dirigir en nombre de mi familia a todos los vecinos de Setenil que nos han ayudado en nuestro empeño de colocar un elevador exterior para facilitar la movilidad de mi hermano Miguel. No sólo para mostrar de nuevo nuestro agradecimiento, sino también para informar de la situación actual del proyecto, que ha sufrido un vuelco en la última semana. Hace tan sólo unos días, Miguel regresaba del Hospital de Ronda después de 21 días ingresado por una grave crisis respiratoria que nos hizo temer por su salud. Cuando apenas nos hemos recuperado del susto médico, la alegría del alta hospitalaria se ha visto empañada por la nueva barrera a la que nos tenemos que enfrentar: una barrera burocrática.
Hace tres años que mi madre, con la colaboración de muchísimos vecinos y asociaciones, comenzó la recogida de tapones para recaudar los fondos que requiere la instalación de un ascensor que facilite la movilidad de mi hermano. La celebración del Festival “Setenil con Miguel”, al que se sumaron prácticamente todos los vecinos, comercios, colectivos, hermandades, partidos políticos y el Ayuntamiento, aceleró este objetivo. Se logró una recaudación de 16.900 euros, una cantidad con la que se puede cubrir la instalación del elevador exterior, que es una simple estructura desmontable de un metro y medio de diámetro que iría en el ensanche de nuestra calle (Reyes Católicos, nº 24), justo en el punto desde donde se hizo la salida de la Marcha solidaria, que recordarán todos los que estuvieron allí.
Tras valorar dos proyectos, iniciamos durante el verano la tramitación formal de la obra, que desde el Ayuntamiento de Setenil se ha derivado al Servicio de Asistencia Municipal de Olvera. Este organismo nos acaba de comunicar que deniega el permiso de la obra por ocupación de la vía pública “para uso privativo”. Nuestra sorpresa ha sido mayúscula, porque se trata de un sencillo proyecto “de quita y pon” conocido por todos, que intenta salvar una barrera física para una persona discapacitada, que no ocupa ni un tercio del espacio de cualquiera de los coches aparcados en esta misma vía, que requiere menos sitio que un velador o un kiosco. 
Aspecto que presentaba la calle Reyes Católicos este último fin de semana. Al fondo a la izquierda, la vivienda de Rosario Ordóñez. La amplitud de la calle permite, como se observa en la imagen, aparcar coches a ambos lados del recorrido.
 
Sabemos que esta denegación es sólo una barrera burocrática y que está en manos del Ayuntamiento de Setenil la solución administrativa. Le vamos a solicitar al alcalde, Cristóbal Rivera, una cesión temporal de ese mínimo espacio de la vía pública. Éste es un recurso habitual de la Administración para dar salida a los problemas burocráticos. La familia se compromete a quitar ese elevador cuando no sea necesario. El tiempo apremia y cada día que pasa se hace más urgente una solución. Ya hemos vencido los principales obstáculos, que eran los económicos. La familia se mantiene firme en su propósito de instalar este elevador exterior, que es la solución más razonable. Esta misma semana, el Gobierno andaluz ha aprobado la nueva Ley de los Derechos y la Atención a las personas con Discapacidad, en la que cambia el enfoque asistencial de la anterior normativa de 1999 por otro que prima los derechos de los discapacitados. Mi familia confía en la sensibilidad de las instituciones para que ese caudal de solidaridad que fue “Setenil con Miguel” tenga un final feliz y rápido, y espera que en las próximas semanas sea una realidad el elevador por el que venimos luchando desde hace años y que ha contado con el respaldo de todo el pueblo.
Muchas gracias a todos. Pronto os informaremos del resultado final de nuestras gestiones.

Mirian Ruiz Ordóñez

sábado, 1 de noviembre de 2014

Historias desde el otro lado. (Especial Fiestas de Todos los Santos y Difuntos . Reedición)


Vivo en un barrio de Setenil que queda lejos del pueblo, aunque está situado en la parte más alta y antigua. Es tranquilo y soleado y un muro blanco de piedra rodea todo el recinto. Las calles son rectas, las parcelas ordenadas y los jardines siempre lucen arreglados y llenos de flores. Una bonita cancela de hierro sirve de portal de entrada.
Queda este barrio como digo lejos del pueblo, junto a una vieja ermita medieval y rodeado de olivos que retuercen sus troncas en la tierra pedregosa. No se podía haber elegido un lugar más adecuado para construir la urbanización.
Los vecinos van llegando poco a poco y se instalan solos o junto a familiares que ya viven aquí, aunque el primer día vienen acompañados de mucha gente que se despide de ellos como si nunca más los volvieran a ver. Luego quizás se acercan de visita, traen regalos, flores generalmente, conversan con ellos un ratito, pasean, visitan a otros vecinos y se marchan. Pese a todo el barrio es tranquilo, muy tranquilo. Sólo la cotidiana actividad del señor de mantenimiento, con sus trapicheos y sus cosas, quebranta el silencio de nuestra vecindad.
En este barrio hay pocas fiestas, pero tenemos una muy sonada. A principios de Noviembre, en pleno otoño, el barrio se llena de gente que viene a visitar a sus familiares con flores, muchas flores que adornan las fachadas de nuestras pequeñas casas. Se dan misas, se pasea por las rectas avenidas, se conversa, se ríe y a veces se llora. Para estas fechas incluso vienen personas que están fuera de Setenil, algunos llegan en taxi, pero es muy común ver a los hijos que traen a señoras mayores. Es un día muy alegre que viene a romper la monotonía de los días en el barrio. Luego, tal como han venido se van, dejando las calles llenas de papeles, plásticos y toneladas de flores que se pudrirán al sol durante los próximos días.
Algunos vecinos del pueblo se quejan de que después de nuestra fiesta, cuando corre el viento de poniente, baja un desagradable olor a flores putrefactas y nos echan la culpa a los que vivimos aquí, pero nosotros no tenemos la culpa, nadie nos ha preguntado si queremos estos regalos o no. Por lo pronto, a mí siempre me ha gustado el vino, ¿porqué no me traen un par de botellitas? Tinto o blanco, me da igual, o una guitarra a la señora de arriba, que tan bien la tocaba cuando moza. El vecino del ático sin embargo adora a las mujeres y durante esta fiesta es la persona más feliz del mundo, pues junto a su puerta pasan chicas de toda condición; muchas señoras mayores, algunas estupendas, muchachitas veinteañeras, rubias y morenas, en fin, que mi vecino vive estos dos días con mucha alegría y espera la fiesta durante todo el año con suma expectación. Siempre fue un Donjuán.
En nuestro barrio también hay clases; la mayoría vivimos en pequeños adosados, pero luego hay mansiones donde viven familias enteras, que aunque al principio parecen un poco estirados en realidad tienen buen trato y la relación es amigable. De hecho, personas que cuando vivían en el pueblo eran enemigos irreconciliables y se llegaron a hacer cosas terribles, al mudarse dejaron atrás sus rencillas para convivir en paz y armonía. Bueno, ¿Qué decir lo de un matrimonio que se odiaba sobremanera y ahora no se separan ni a sol ni a sombra? Algo especial tendrá este sitio pienso yo.
Supongo que si eres de Setenil conocerás el camino, si no es así, sólo tienes que mirar a la parte más alta del pueblo, por donde el Peñón de los Enamorados, y localizar unos cipreses negros que con su punta parecen señalar al cielo azul. Son altísimos y se ven casi desde cualquier punto. Por estas fechas dan unas bolitas que al secarse parecen pequeñas carabelas que cogen los niños para jugar.
Llevo ya algunos años en este lugar, me gusta, es tranquilo, tiene buenas vistas, vecinos agradables y no hay problemas de aparcamiento, no me quejo, pero en los días de fiesta, cuando desde nuestras casas se oye la música y el jolgorio de la gente de abajo, no dejo de acordarme de cuando vivía en el pueblo, cuando era un niño que corría por las calles jugando al fútbol o a palos, cuando de muchacho perseguía a las niñas con los amigos, cuando me enamoré, cuando disfrutaba en Semana Santa o la Romería, ¡ah! tomar una cerveza en las Cuevas durante las tardes de verano, en fin, qué decirles. Es entonces, en estos momentos que me da por recordar, cuando me invade una nostalgia infinita y echo de menos mi viejo barrio, mi antigua calle con sus problemas de aparcamiento, el ruido y a mi gente... ¡Cuánto añoro a mi gente! ...y es que en el fondo soy un sentimental.

Dedicado a todos los amigos y paisanos que nos han dejado este año.

Enlace: Historias desde el otro lado. (Especial Fiestas de Todos los Santos y Difuntos)
Setenil Rural. 26 de Octubre de 2010
Dibujos: El Bueno de Cuttlas. Por Calpurnio.